La Leucemia viral felina es un cáncer que afecta a los leucocitos, un tipo de glóbulos blancos presentes en la sangre y la médula ósea que se encargan de defender al organismo contra infecciones y otros agentes externos. Al tener leucemia felina, el sistema inmunitario pierde su fuerza y el gato es incapaz de luchar contra otras enfermedades que le sobrevengan después, con lo cual hasta un simple catarro se le puede complicar a un gato con leucemia.

Síntomas:
El virus puede afectar al gato de diversas maneras. Inicialmente, si se da el contagio habrá una etapa inicial de entre entre 2 semanas y tres meses, en las cuales pueden no observarse síntomas. En caso de que sí se presenten los síntomas de la leucemia felina son variados, e incluyen:
• Tener encías más pálidas de lo normal
• Color amarillento en la boca o en lo blanco del ojo
• Fiebre
• Come poco
• Un tono general bajo y cada vez se vuelve más apático
• Puede tener los ganglios linfáticos inflamados
• Podría tener vómitos o diarrea
• Puede tener dificultades para respirar (puede que oigas su respiración).
• El pelaje del gato se pone feo y pueden aparecer heridas en la piel
• El gato se enferma mucho y aparecen nuevas enfermedades (de vejiga, respiratorias,bucales, anemia, etc).
• Descuidan su aseo personal
• Podría hacer sus necesidades fuera de la caja de arena

Para que se produzca un contagio de leucemia felina es necesario que el gato esté en contacto con otros gatos. La leucemia felina, o mejor dicho, el virus FeLV se transmite de un gato infectado a uno sano, a través de: la saliva, las lágrimas y las secreciones nasales. Pero también puede darse el caso de que una gata preñada la contagie a sus crías en el útero o posteriormente durante la época de lactancia.

Tratamiento:
La leucemia en gatos se trata, y no es razón en sí misma para sacrificar un gato.La realidad es que esta enfermedad no se puede curar, sino que permanece como enfermedad crónica. Pero lo que sí se hace es controlar la infección y ofrecer cuidados especiales al gato, como apuntábamos antes. Los gatos diagnosticados de leucemia que siguen un tratamiento veterinario pueden llegar a vivir varios años con una vida casi “normal”. Los cuidados y medicamentos que necesitará tu gato contra la leucemia deben ser recetados por tu veterinario, e incluyen:
• Darle una buena dieta, sana y equilibrada.
• Ofrecerle una vida tranquila, sin estrés (como dijimos el estrés favorecerá que se enferme mas).
• Medicamentos paliativos de su infección (antivirales e inmuno-regularores).
• Medicamentos para tratar la anemia, que puede aparecer como efecto secundario de la leucemia.

Prevención:
1) Si tu gato no tiene contacto con otros gatos: Para los gatos que viven dentro de casa y nunca tienen contacto con otros gatos externos, el riesgo de contagio de leucemia felina es prácticamente inexistente.
2) Si tu gato sí tiene contacto con otros gatos:
Vacuna de leucemia felina
Si vas a adoptar un segundo gato: Si ya tienes un gato en casa y estás pensando en adoptar otro, especialmente si es callejero, antes hazle las pruebas de leucemia felina.
Casa de acogida: En caso de que colabores con alguna asociación de gatos y estés pensando ser “casa de acogida” para algún gatito, te decimos lo mismo. Si ya tienes otro gato en casa, es vital que hagas las pruebas del FeLV antes de acoger, porque si no estarás poniendo en riesgo a tus propios gatitos ante una enfermedad muy seria.

La higiene también puede influir. Se cree que el virus FeLV es relativamente frágil y no vive mucho tiempo fuera del gato. Por eso, es conveniente desinfectar bien los envases de comida y agua, y areneros regularmente para ayudar a la prevención de la leucemia.

Fuentes:
https://www.petdarling.com/articulos/leucemia-felina/ 
https://www.petdarling.com/articulos/leucemia-felina-sintomas/ 

Suscribete

Recibe noticias sobre los últimos rescates y detalles de nuestra organización.

Gracias por suscribirse

Pin It on Pinterest

Share This