En realidad no tiene nada de bueno cortar la cola y las orejas al perro, ya que es una mutilación que causa pérdidas funcionales al animal y de un sentido comunicativo muy importante.

El corte de cola (rabo) o caudectomía estética y corte de orejas (no son si no, una mutilación) consiste en la extirpación quirúrgica de los mismos, normalmente con instrumental especial para ello. Al ser una operación, produce heridas que tardan en curarse del todo. Durante el proceso de curación se pueden producir muchos problemas secundarios graves y muy molestos para el animal e incluso ocasionarles la muerte.

Tanto el apéndice o cola, como las orejas, son una parte esencial para la comunicación y socialización de los perros entre ellos o con otras especies. Los perros ‘hablan’ con estas partes de su cuerpo. Esconden la cola entre las patas cuando tienen miedo, forman una interrogación si están en guardia y la mueven enérgicamente para mostrar su alegría y felicidad. Además, la cola está compuesta por huesos llamados vértebras caudales que tienen otros tejidos asociados.  Con las orejas también transmiten información importante. Por ello, esta práctica es una mutilación que causa grandes daños al animal, lo expone al dolor y a posteriores infecciones. Normalmente cuando son cachorros de 2 o 3 días de vida es cuando se someten a esta atrocidad. Al estudiar su reacción, se ha comprobado que muestran signos de estrés y de mucho dolor.

A estos cachorros se les separa de sus madres, y éstas, aisladas, no escucharán así los quejidos del pequeño, pero es ella la que posteriormente le lame las heridas para sanarlos. No obstante, se han dado casos que muchos cachorros mueren a causa del impacto de la mutilación o por hemorragias.

Complicaciones:

Los inconvenientes más importantes respecto a la mutilación son:

  • Aumento de la agresividad, según un estudio de la Universidad de Victoria (Canadá). Toda amputación compromete el comportamiento y desenvolvimiento normal de la mascota, es decir; orejas y rabo erguidos pueden significar una señal de dominación hacia otro perro. Orejas erguidas y rabo no muy levantado pueden indicar también interés en otro perro. La muestra de interés de un perro al que le falta el rabo puede, por error, ser interpretada por otro perro como una señal de dominación, provocando una pelea. El pobre perro sin rabo se ve atacado sin razón, lo cual puede causar que pierda la confianza que tenía en los demás, empezando a pelearse para defenderse cada vez con más frecuencia.
  • Los perros tienen un lenguaje corporal que es de fundamental importancia para la comunicación con sus congéneres e incluso con el hombre. Las partes de su cuerpo más importantes para su comunicación son precisamente las orejas y el rabo. Con la combinación de señales que puede emitir con estos apéndices puede indicar miedo, agresión, dominación y su estado de ánimo en general. Todo esto en una escala de intensidad muy variable. Para que sus mensajes sean interpretados correctamente necesita poder expresarse lo mejor posible.

Resumiendo, al cortarle sus orejas y/o rabo le dificultas enormemente su comunicación.

Suscribete

Recibe noticias sobre los últimos rescates y detalles de nuestra organización.

Gracias por suscribirse

Pin It on Pinterest

Share This