El cáncer es sin duda una de mayores amenazas para la salud y calidad de vida, no solo de los dueños humanos, sino también de nuestras queridas mascotas los perros.  Si aprendemos a identificar su presencia a tiempo y nos ponemos en marcha para buscar la mejor solución en cada caso, permitirá que tu animal sufra menos o pueda acompañarnos con la mayor calidad de vida posible. Para entender cómo aparece y afecta esta enfermedad, debemos saber que el cuerpo de nuestro perro está conformado por diferentes aparatos y sistemas orgánicos integrados. La pieza más básica de un órgano como el corazón, el riñón o la piel es la célula, una unidad de vida microscópica capaz de diferenciarse y realizar una función, crecer, multiplicarse y morir. Cuando se produce una proliferación de células de manera descontrolada, hablamos de que el perro tiene una neoplasia o tumor. 

Dependiendo de su comportamiento en el organismo, existen dos tipos básicos de tumor:

  • Los tumores benignos se caracterizan por crecer más lentamente, durante varios meses, afectar a un tipo de tejido celular sin profundizar o ramificarse y no producir metástasis.
  • La metástasis es la capacidad de un tumor para reproducirse en otro lugar diferente al inicial, mediante el asentamiento de células tumorales que viajan a través de los vasos linfáticos o sanguíneos. Esta característica es propia de los tumores malignos, también conocidos como cáncer. Su crecimiento y expansión son más rápidos, desde unas semanas a pocos meses, y además suelen invadir localmente tejidos más profundos.

Cómo se produce el cáncer en el perro

Al igual que los seres humanos, el origen de un tumor comienza cuando el material genético que contienen las células sufre una serie de mutaciones que inducen la multiplicación descontrolada de las mismas. Aún no se conocen con exactitud las causas que producen estas mutaciones, pero podría deberse a la exposición continuada a ciertos agentes carcinogénicos o inductores del cáncer. Algunos ejemplos son la exposición reiterada a radiaciones ionizantes (rayos x), ciertos elementos y compuestos químicos (plomo, hidrocarburos clorados), agentes biológicos (virus del papiloma) u hormonas (estrógenos). Por tal razón, debemos estar al pendiente de nuestros perros.

En algunos casos, parece estar implicada la herencia de genes alterados, lo que predispone a la aparición temprana de cáncer. Asimismo, es posible que algunas mutaciones se produzcan de forma espontánea o a causa de agentes carcinogénicos aún desconocidos.

Tipos de cáncer

Existen muchos tipos diferentes de cáncer, en función de la clase de célula que da lugar a su origen, con un comportamiento más o menos agresivo. Estos son los tumores más comunes en la especie canina:

  • Tumores cutáneos: mastocitoma, melanoma, carcinoma de células escamosas.
  • Linfoma o linfosarcoma.
  • Tumores de mama.
  • Sarcomas de tejidos blandos.
  • Tumor de glándulas apocrinas del saco anal.
  • Osteosarcoma (tumor óseo).
  • Hemangiosarcoma.
  • Tumores testiculares.
  • Carcinoma de células de transición (vejiga).

Si tiene alguna duda o pregunta, siempre debe consultar con su veterinario.

Suscribete

Recibe noticias sobre los últimos rescates y detalles de nuestra organización.

Gracias por suscribirse

Pin It on Pinterest

Share This